Arte Político. R Carpani

Ricardo Carpani

El Artista, el Hombre y el Militante.







“El arte, no puede ni debe esta desligado de la acción política

y de la difusión militante y educadora (...)
El arte revolucionario latinoamericano debe surgir, en síntesis,

como expresión monumental y pública.







Arte y Política en America Latina















Desde hace años, Carpani desarrolla una comprometida actividad artístico-política al lado de lo que él llama "peronismo revolucionario". De ahí que sea igualmente conocido como artista y como militante. Convencido hace ya mucho tiempo de que existe una relación indisoluble entre lo ético y lo estético (entre la forma y el contenido), Carpani expresa en todas sus obras la realidad de un pueblo sometido, "Los que conciben la actividad artística como algo más o menos desligado de otras esferas sociales, como elaboración autosuficiente de formas “puras”, incontaminadas y abstractas (afirma el dibujante), están lejos de atribuir al arte un rol a cumplir ante la concreta y brutal opresión de la clase trabajadora y su correlato, la dependencia económica y política de su país. Es decir, frente al problema de la liberación nacional y social." 

En su trabajo “La pintura Social” Francisco A. Palomar reúne a mas de veinte artistas: desde Ernesto de la Cárcova, autor de “Sin pan y sin trabajo” (1894) hasta Carpani. No pocos de los que integran la lista se ubican solo circunstancialmente dentro de esta corriente, si bien es cierto que los hay de trayectoria más consecuente con su ideario político. También están los que han plasmado en el papel sus opiniones sobre el arte y su relación con la sociedad y entre estos podemos incluir a RicardoCarpani. Sus planteos teóricos, si bien están esbozados en el manifiesto de 1958, encuentran su real desarrollo en el libroArte y revolución en América Latina, publicado en 1960. 

 

Temas tratados: 

• “Arte y revolución en América latina” 
• “El Arte abstracto y la realidad latinoamericana” 
• “El realismo Socialista o la tergiversión burocrática del arte revolucionario”. 

Aquí toma posición respecto de la polémica que se desarrollaba entonces entre los sectores de izquierda y que, vista desde la perspectiva del tiempo transcurrido, expresa mas la oposición a determinado partido sostenedor de aquella corriente estética, que argumentaciones de fondo como las sostenidas por Georg Lukács y Bertolt Brecht. Con la publicación de La Política en el arte 1962 profundiza más en los planteos anteriores. Expresa, entre otros conceptos, que el contenido prevalece sobre el estilo; que el protagonista de todo gran arte es el arte, considerado entre social y símbolo de lo colectivo. El arte, desde su punto de vista aborda el problema individual en tanto síntesis de las aspiraciones mas generales y mas dinámicas: su interés esta en pintar a través de una figura, a la clase obrera con toda su potencia y combatividad, aunque para ello se vea forzado a exagerar y deformar lo aparente individualizado en caras de lo real general, lo que determina el carácter épico y monumental de su obra. Carpani puso en practica estos planteos al vincularse a las 62 Organizaciones, agrupación obrera a la que se denomino CGT (Confederación Federal del Trabajo) de los argentinos, para la cual realizo gran cantidad de afiches que poblaron las calles de la cuidad de Buenos Aires y algunas del interior del país. Apoyada en su concepción acerca de la difusión masiva del arte desarrolla durante esos años una variada producción: aparecen sus carpetas Desocupados (1964) y La Montonera. Homenaje a Felipe Varela (1965), realiza los mencionados murales para algunos sindicatos y se conocen sus ilustraciones del Martín Fierro, de las que surgirán nuevas versiones al promediar la década del 70. 



Pólogo de libro: "Arte y politica en America Latina" por Juan Carlos Trejo:

-------> "Ni «realismo socialista», ni hipnosis hacia los caprichos estéticos recién llegados, sino comprensión activa de lo propio para buscar por aquí las vías de lo universal, que constituye el impulso totalizador y genérico de todo gran arte. Tal es el designio que guía a Carpani en su obra, y que señala agudamente en el trabajo salido ahora a la luz. Estas páginas peleadoras interesarán a todos, a las artistas y a los obreros, a los críticos y a los escritores, a los estudiantes como al publico que busca en el arte la forma suprema de liberación, la catarsis griega o, si se prefiere, la exaltación redentora del hombre aplastado de este tiempo." 






"Sin pan y sin Trabajo" Ernesto de la Cárcova, 1894.



“Las bestias de aquel infierno” 2006 (detalle)

Carlos Alonso. 



La Memoria - Diego Dayer. 



En todas las calles - Sergio Moscona. 



La chica de la U. E. S. - Mariano Sapia. 










Arte gráfico y político 1960-1973



El arte gráfico de los años 60 y 70 reunió a grandes creadores, muchos de los cuales han devenido íconos de la plástica nacional. La Resistencia del pueblo peronista, el Cordobazo, las luchas gremiales, el gran emergente social y político que inundó el continente americano, fueron algunos de los tópicos trabajados en una época muy particular. Varios fueron los grupos de artistas puestos a generar este tipo de producciones; entre ellos, Espartaco. (explicado anteriormente) 













Felipe Vallese (Argentina, 1940-1962) fue un obrero metalúrgico y dirigente de la Juventud Peronista (JP), secuestrado el 23 de agosto de 1962, durante el gobierno de facto de José María Guido y luego desaparecido. Algunos lo consideran el primer desaparecido de la historia argentina contemporánea en tanto otros opinan que lo fue Juan Ingallinela, dirigente comunista detenido y torturado por la policía en junio de 1955 durante la segunda presidencia de Juan Domingo Perón cuyo cuerpo nunca fue encontrado.










Carpani y el Arte LatinoAmericano


Los rasgos iconográficos de las figuras humanas en la obra de Carpani (tales como en la obra “Conciencia”), remiten principalmente a la cultura Olmeca. Si comparamos los monumentales rostros de la cabezas de Veracruz, de San Lorenzo y de La Venta, comprobaremos que hay grandes similitudes en el tratamiento de los rasgos de los mismos. Dentro de estas características se imponen los labios gruesos, las narices anchas, los cuerpos grandes, fuertes, "pétreas". Luego, en su segunda etapa, las formas sintéticas y redondeadas también reflejan la influencia del arte originario latinoamericano. Además las mismas estan construídas en piedra, otro punto de comparación filosófica y estéticamente con Ricardo. (desde lo "pesado" como una realidad llevada al arte)






 
"Cabeza Olmeca hallada en Veracruz". Escultura de Piedra de la Cultura Olmeca. 

 
Conciencia.1980.Acrílico sobre tela.162 X 130 cm. 

Tal como nos comenta Córdova Iturburu en una nota en el diario Clarín “Su predilección por las formas plenas y rotundas, por una vigorosa plasticidad que se resuelve en la generosidad de los empastes y en la facetación geometrizante de los volúmenes. Un sentido enérgicamente rítmico de la composición preside la oganización de sus cuadros, les confiere una recia fisonomía de sólida estabilidad.” 

Ahora bien, al realizar una comparación con otras obras del artista que pertenecen a la primera etapa del mismo, tal como “Canastero”(1957) y “Desocupados” (1959) se encuentran figuras mas rígidas y geométricas de carácter pétreo donde es posible observar la gran influencia de su maestro Emilio Petorutti. De esta manera nos conectan estas imágenes con las culturas Teotihuacanas, siendo una cultura de un arte austero y gran sencillez. 

En cuanto a lo maya, podemos encontrar similitudes como características barrocas, es decir, que reflejan el terror al vacío, donde todas las imágenes compiten por un protagonismo, generando caos y movimiento. “El efecto conjunto de sus murales y cuadros es una mezcla de todo esto, convertido en un neobarroco. Que es la tradición del arte hispanoamericano. Y son justamente las condiciones políticas en las que hoy se debate la América Hispánica las que explican el nacimiento en la Argentina de un muralismo que, como el de Carpani y Di Bianco, puede resumirse así: 1) Retorno a las tradiciones hispanoamericanas; 2) monumentalidad de los conjuntos como es monumental la lucha de estos pueblos contra el coloniaje; 3) racionalismo político y barroquismo estético, como forma de expresar emocionalmente el poderío de las masas, portadoras colectivas del a cultura nacional.” 
Como rasgo general de todas estas culturas precolombinas, Carpani se inspira en el ámbito geográfico, que muestra la naturaleza en su éxtasis, como por ejemplo, cuando en sus obras aparece la selva: primer sitio pisado por los españoles colonizadores, donde la flora y fauna son endiosadas, alli, generalmente, se puede observar la presencia de una figura felina, que nos remite a las fauces del jaguar, característico de las culturas precolombinas. 

A nivel icónico, las figuras humanas en la jungla, hacen alusión a una forma de ver la vida de Carpani a través de la historia: el hombre se ve representado en esta obra como trabajador, burgués, colonizador, esclavo, como el hombre común, tanguero e incluso como el intelectual, en todos los casos comparte el espacio físico inevitablemente, cómo está entrelazado con la Tierra, aquella naturaleza que es un bien de todos, y que nos pertenece a todos. 

 Cabeza.1976.Acrílico sobre tela.100 X 81 cm. 


 
Cabeza Olmeca de la Cultura Olmeca. Dibujo. 




Biografia




Ricardo Carpani, nacido en Buenos Aires en 1930, en el partido de Tigre, decide comenzar sus estudios de abogacía, a pesar de las inclinaciones por la rama artística de su padre y sus familiares, y de una infancia ligada al arte, reflejado en sus muchos cuadernos de dibujos cuando niño. Aunque luego abandonaría la carrera en 1950, debido a una depresión a causa de la muerte de su padre, para ir a París; ganándose la vida como modelo en la Academia de Artes de la Grande Chaumiere, y aprovechando también para dibujar y pintar modelo vivo en distintos talleres. 
Comienza aquí, su vocación pictórica, manifestado en sus pequeñas carpetas de apuntes de la época, y si bien eran sólo estudios, se puede ver desde aquel momento como empieza a expresarse artísticamente reflejando su estilo propio. En ellos se pueden observar innumerables signos expresionistas y un gran manejo de los elementos plásticos de forma contrastante. 
En 1952 regresa a Buenos Aires y empieza sus estudios en el taller de Emilio Pettorutti, en el cual no permanece por demasiado tiempo, pero éste es suficiente para llegar a una buena amistad donde a su vez, Carpani se nutre de todos los conocimientos de Pettorutti y requiere más de una vez de sus consejos. En 1955, el artista conoce a Juan Manuel Sánchez, con quien, a falta de tiempo para dedicarle a su vocación, se asocia para pintar y decorar departamentos; tarea a la cual se sumó luego Mario Mollari. Entre los tres, futuros fundadores del movimiento Espartaco el cual ampliaremos más adelante, realizan en 1957, su primera exposición en la Sociedad Estímulo de Bellas Artes. 



El siguiente año, fue decisivo para el artista, tanto en relación a la política nacional como en el desarrollo de su personalidad artística. Carpani se ve envuelto en la polémica del arte comprometido, luego del triunfo del a UCR en la Argentina, teniendo en cuenta su fanatismo por creaciones de obras de intención social. En este mismo año realizaron una exposición Carpani, Mollari y Sánchez en la galería Van Riel. 

Ricardo Carpani, realiza sus primeros murales en la librería Huemul, y continúa en 1960 y 1961 con otros murales que plasma para un teatro de Olavarría y para el parque Chacabuco. Los años siguientes crea murales para el Sindicato del a Alimentación y del Vestido. Su inquietud por lo social y su compromiso con las clases populares se ve claramente reflejado en la mayoría de sus obras reconocidas. 
Se establece en Madrid en la década del 70, exiliándose debido a las circunstancias políticas de su país natal. Aquí lleva a cabo una intensa actividad plástica, recorriendo distintos países de Europa, como también algunos de América entre ellos Estados Unidos, Cuba, México y Ecuador. Su vocación por la forma del cuerpo humano es un reflejo claro de la admiración que sentía para con el artista Miguel Ángel. Durante esta etapa, conoce a la mujer que lo acompañará hasta sus últimos días, Doris Halpin. 
Carpani vuelve a Argentina, en 1984, con la reinstauración de la democracia. Aqui comienza su llamada "Segunda Etapa", pictóricamente muy distinta a la inicial, mas curva, mas colorida... Desarrolla una serie de retratos como los de Julio Cortázar, Rafael Alberto y Roberto Arlt. También desarrolla una serie de obras con el tema del Tango, algunas de las cuales serán parte de paneles del Show Tango Pasión, que recorrerá Europa. Expone, pinta y enseña en Argentina y viaja por el mundo. Muere en Buenos Aires en 1997. 











Espartaco






"Espartaco fue un esclavo romano del siglo 1 a.C líder de la rebelión más importante contra la Antigua República Romana en suelo Itálico (conocida como Guerra de los Esclavos). Al no ser ciudadano romano, una vez capturado fuereducido a la esclavitud. Y allí, destinado a trabajos forzados en unas canteras de yeso, gracias a su fuerza física, fue comprado por un mercader para la escuela de gladiadores de Capua de Léntulo Batiato.. Todas las fuentes conocidas de esta rebelión (muy fragmentarias) coinciden en describir a Espartaco como un hombre culto, inteligente y justo".



para saber más click acá








Espartaco. La aptitud para llegar a las mayorías es un atributo esencial del arte militante. Estamos hablando ahora de aquellos artistas quienes deberían ocupar un lugar mas reconocido meritoriamente en la historia de nuestro país, el Grupo Espartaco.Ricardo Carpani, Mario Mollari y Juan Manuel Sánchez, exponen por primera vez en la Asociación Estímulo de Bellas Artes, en 1957. Un año después se les unen Esperilio de Bute, Juana Elena Diz, Raúl Lara Torrez y Carlos Sessano; con quienes luego darán a conocer en el 1959 el manifiesto de el moviendo Espartaco. 
Figurativos, de tinte expresionista con sentido social y acento americano, señalan a través de un Manifiesto: “El arte revolucionario latinoamericano debe surgir como expresión monumental y pública. El pueblo que lo nutre deberá verlos en su vida cotidiana. De la pintura de caballete, como lujoso vicio solitario, hay que pasar resueltamente al arte de masas, es decir, al arte”. 



Obras que nos revelan los momentos de mayor fuerza y diversidad del arte argentino. A todos los une un mismo fin, el de contribuir a que el sujeto vea a través del arte lo que el sistema le oculta. La búsqueda de nuestras raíces latinoamericanas, da lugar al surgimiento de una iconografía en la que el color es un todo con el dibujo y, a su vez, un todo con la temática que refiere a los obreros industriales, los campesinos, perfiles manufactureros. Una sola y bien definida geografía, sea ciudad o campo, la que nos deja plasmada en los sentidos nuestra Latinoamérica. De manera que con un lenguaje nuevo, estos artistas apuestan a impactar tanto en círculos artísticos como en entornos fabriles. Lo que los llevó a apropiarse del muralismo mexicano, con la convicción de que el arte debía llegar hasta las masas. Los miembros del Grupo plantean la no existencia de un arte nacional “puesto que culturalmente nos hallamos sometidos a un vasallaje colonial. (…) No negamos que haya grandes pintores como Berni o Spilimbergo, pero la mayoría se desenvuelve bajo una órbita de europeización total. A nosotros, en cambio, nos une el arte de toda la América Indígena”. 

Si bien el grupo continúa en actividad hasta 1968, Carpani y Di Bianco se separan en 1961 para insertarse en el movimiento obrero. Primero en la CGT, a través de la Unión Obrera Metalúrgica, y más tarde decididamente en la CGT de los Argentinos. Desde la Federación Gráfica Bonaerense, Carpani trabaja junto al líder sindical Raimundo Ongaro en la realización de afiches y carteles, convirtiéndose en un hito cuya producción terminará marcando toda una época del cartel político en el país. 

La historia del Grupo Espartaco está indisolublemente ligada a la época que le dio entidad. Sus trabajos nos hablan de un tiempo en el que las fábricas humeaban las 24 horas y los obreros peleaban por mejoras. En ese sentido, su conformación y su disolución marcan el período que le dio la vida. La ebullición política de los jóvenes universitarios y obreros industriales gritaba, en la mayoría de los idiomas, que la utopía era posible. 









Dejando que hable la obra hable...





Mural: "Quiénes somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos".





Boceto para Mural: "Quiénes somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos".Ricardo Carpani, 1991 


En lo que respecta a sus aspectos políticos e históricos en este mural, difícil es hablar sobre historia y Justicia; sabemos de antemano que mas fácil sería escribir de injusticias históricas, podríamos estar horas describiendo vivencias, sucesos, y acontecimientos rebosantes de finales y desarrollos injustos.
Aún así podríamos buscar causas históricas, que nos acercarían un poco más a comprender lo que le llevó al artista, desde lo más profundo de su corazón, a la realización del a obra.
Podríamos comenzar mencionando que el mural denota la reivindicación de los pueblos originarios, verdaderos dueños de las tierras que hoy habitamos, centenarios luchadores que vienen remando y remando por sus derechos, ayer contra los españoles, luego contra el ejército de Roca que pretendió conquistar un desierto que no era tal; o podríamos hablar de losgauchos integrantes de aquel ejército que los atacaba. Podemos ver también a la Iglesia con toda su influencia en las invasiones españolas, como toda institución compuesta por hombres interpretan la "verdad cristiana o mensaje de Cristo", de acuerdo a su ni¬vel de desarrollo más allá de valores permanentes que son los fundamentos de la institución, imponiéndose frente al pueblo. Como aporta Spilimbergo: “(…) La doble función que Mollari, Carpani y Sánchez asignan a su labor artística: emocionar estética y moralmente al público, inducirlo (con recursos plásticos) al mundo del a solidaridad, la rebeldía, la voluntad justiciera del os trabajadores revolucionarios; y encontrar formas, símbolos y estilos que manifiestan nuestra realidad argentina y latinoamericana...
En primera instancia, sabiendo la relevancia que tienen para Carpani los obreros, los trabajadores, que migraron del interior profundo para conformar el “subsuelo de la patria sublevada ” como dijo Scalabrini Ortiz, hace60 años aquel 17 de octubre de 1945.
Se pueden distinguir hombres soñando con la patria grande latinoamericana, la entrega hasta de la propia vida por parte de aquellos que la dejaron en tantos combates.
Los inmigrantes anarquistas que sacudieron Buenos Aires desde fines del siglo XIX, los que en los orígenes del Yrigorenismo, fusil en mano revolucionaron la pampa húmeda en pos de sus reivindicaciones. La lucha de los sesenta y los setenta, justo hoy en día la lucha por la redistribución de la riqueza.
Se distingue, también, el avance de la clase burguesa y el proletariado con su valija, mirada baja y apuro.
Se puede leer entre líneas en este mural que predomina un fuerte peso histórico y político. Palabras como socialismo, solidaridad, y justicia. Nos hace ver que la historia está llena de injusticias, pero también de ejemplos que nos estimulan a construir finales mejores, día a día. Así como afirma el mismo Carpani: “Está directamente vinculado a la lucha que llevan todos oprimidos de Latinoamérica y solo saldrá de las manos de artistas que se identifiquen plenamente con las masas trabajadoras...”

Vale aportar el hecho de que nos hemos remontado a las raíces de nuestra tierra natal. Aunque hoy en día solo descendientes directos de estas culturas las mantienen, nosotros, como hijos de la colonización, no debemos olvidar lo que la misma naturaleza del hombre del continente Americano tuvo para aportar a la historia, con su arte.
De esta forma, Ricardo Carpani, remonta el pasado cultural de la Latino América indígena, así como en la historia Argentina y nuestro pasado más cercano. El arte de Carpani es representativo de una corriente en un momento particular de la historia reciente de nuestro país. El grado de mayor popularidad alcanzado por su sobras corresponde aun momento de efervescencia social y coincidió con la maduración de sus postulados estéticos. En líneas generales, en sus obras representativas, transita las fronteras del realismo y del idealismo y su mayor inclinación hacia este último se debe más bien a sus excesos formales, ya que los contenidos épicos que pretende darle a la imagen, son expresión mas bien de su postura en extremo racionalista, posición que comienza a cambiar a partir del a época del 70. Como afirman los integrantes del Grupo Espartaco en su manifiesto: “ El arte llama y despierta el inconsciente colectivo de la humanidad, pone en movimiento las más confusas aspiraciones y deseos exalta y sublima todas las represiones a que se ve sometido el hombre moderno, es un poderoso e irresistible instrumento de liberación. El arte es liberador por excelencia y las multitudes se reconocen en él, y su alma colectiva descarga en él sus más profundas tensiones para recobrar por su intermedio las energías y esperanzas. De ahí que para nosotros el arte sea una insustituible arma de combate”

El etnocentrismo exacerbado de los europeos al colonizar América, no borró lo más preciado que tiene una cultura, su arte; que refleja el pensamiento, la forma de ver la vida, lo que involucra creencias y tradiciones. Como el título del mural de Ricardo Carpani, en el que se basa el eje de análisis de esta monografía, nos hace pensar en “Quiénes somos, de dónde venimos, y hacia dónde vamos”. Lo que fundamente el uso de elementos indígenas de Latinoamérica, en sus obras. Ya que le da más vida y fuerza a la incertidumbre que nos generas aquellas preguntas, tanto como en su época como hoy en día para nosotros, frente a nuestra realidad.











Y un poquito más...



Entrevista a Doris Halpin (mujer de Ricardo) 

(Fragmento)
Por Marcelo Luna 

 

------------------> para ver la entrevista entera click acá 





IMAGENES



1era Etapa: 


 
Desocupados.1959.Oleo sobre tela.112 X 162 cm. 


 

Carpani. Amantes, 1956. Grafito sobre papel. 


 

"Amantes" 




"Marcha obrera" 

 

Huelga. 


 


 


 


 

desde las cárceles chilenas: Presos Políticos Mapuche en huelga de hambre 






2da etapa:


De la serie "Martín Fierro": 



 

Martín Fierro, 1988, Acrílico sobre tela 



 

"El centauro criollo" 


 

"El gaucho Martín Fierro" 


 

Las 40. 1985. 


 

Hombre con caballo.1976.Acrílico sobre tela. 

 

Mural para Casa Rosada. Acrílico s/tela. 






De la serie "Retratos": 


 

Cortazar. 


 

El Che. 



 

Roberto Arlt. 


 

Roberto Chavero. 



Otros: 


 

"Desaparecidos" 



Condiciones leoninas.1990.Acrílico sobre tela.150 X 200 cm. 


 

La Conciencia 


 

"Tiempos difíciles" 



 

"¿Qué hace un tipo como yo en un lugar como este?" 



 

Eva Peron 



Represores 



 

Cabeza. 1983. Lápiz 0.29 x 0.29 Firmado y fechado abajo a la derecha. 



 

"Amantes de pie" 1968/1986 - Óleo sobre tela 















“Nuestras clases dominantes han procurado siempre que los trabajadores
no tengan historia, no tengan doctrina, no tengan héroes y mártires.
Cada lucha debe empezar de nuevo, separada de las luchas anteriores:
la experiencia colectiva se pierde, las lecciones se olvidan.
La historia parece así como propiedad privada cuyos dueños
son los dueños de todas las otras cosas.” 


Rodolfo Wals







Trabajo Investigación realizado por Micaela Rosa y Celeste Tesi (más ayudas compañeras/os)


Para obtener la información completa y biografías, acceder a:
http://www.taringa.net/posts/arte/5040615/Ricardo-Carpani_-El-Artista_-el-Hombre-y-el-Militante_.html







Contacto:

Colectivo RebelArte
hrobledos@live.com
Para compartir información. Sugerencias, Vídeos, etc.